La Tienda de los Suicidios.- (Le Magasin des suicides)

La Tienda de los Suicidios.- (Le Magasin des suicides)

Cuando vi por primera vez el cartel de esta película, la primera reacción que tuve fue echarme a reír. Sucesivamente me pregunté a quien le había venido a la mente hacer una película animada con semejante título.

La idea viene del director Francés Patrice Leconte, que desarrolló esta película basada en la novela homónima de Jean Teule. La historia trata de una sociedad en crisis existencial, en donde todos han perdido las esperanzas y el interés por la vida. También del señor (Tuvache) y su familia, que en dicho contexto, aprovechando la gran oportunidad de negocio, es propietario de una prospera tienda dirigida a aquellos que quieran poner fin a sus días con dignidad. Frente al negocio encuentras carteles con anuncios como: “Ha fracasado en su vida, triunfe con su muerte”, allí el señor Tuvanche ofrece todo lo imaginable e inimaginable para tales fines, desde sogas para ahorcarse, venenos de toda índole, hasta pistolas.

El concepto de la película es bastante interesante y raramente (por no decir nunca) tratado en una película de animación; pues además cuenta con una serie de pasajes filosóficos reales, logra escavar y mostrar la desesperación humana con un tema tan serio como el suicidio, de una manera jocosa. Salen a flote diversos planteamientos , como por ejemplo una divertida y conmovedora metáfora, a través de un vagabundo, en donde se pone de manifiesto como algo tan intrínseco como la dignidad tenga un valor monetario. A mi modo de ver, esta es la parte más genial, significativa y divertida de toda la película. Claramente que al tratarse de una película animada debe intervenir la fábula; del mensaje motivador se encarga Aladin, el hijo menor de Tuvanche.

Él nos describe con una alegría y energía casi exageradas el entorno tétrico que lo circunda, a pesar de sus padres y hermanos, se propone cambiar las cosas.

La idea, contenido y los diálogos son interesantes, profundos y con buen humor negro; a pesar de la banalidad de su final y del freno que impone su título, vale la pena verla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s