Relatos de Verano en ciudad.-

La aguja del termómetro no da tregua, continua a aumentar. La brisa caliente proveniente del áfrica nos arropa apenas nos armamos de valor y salimos a la calle dejando nuestro placentero y artificial clima montañoso cortesía del aire acondicionado.

El reducido grupo de valientes que encuentro por las calles, va armado hasta los dientes de botellas de agua, helados, granitas (o como decimos en mi país Yun-Yun) con prendas ligeras, algunas chicas con un par de trapos, justo lo necesario a fin de cubrir algunas partes intimas  (por lo del atentado a la moral y estas cosas…).

No pasan inobservadas aquellas con complejo de vaqueras, que desafían las altas temperaturas en nombre de la tendencia, combinando botas con vestimenta veraniega, contribuyendo a aumentar mi calor corporal con tan solo mirarlas.

Los señores Árabes van súper frescos en pantaloncitos cortos, mientras sus señoras cubiertas hasta los dientes de amplios trajes negros, debajo de los cuales llevan la real vestimenta mostrada tan solo dentro cuatro paredes.

Los Turistas Japoneses,   se mueven en manadas siguiendo a la guía de turno, con  50 kilos de tecnología encima , el sombrerito inseparable y su enigmática edad. Aquellos que en cambio provienen del norte de Europa no renuncian a sus medias ni muertos y las usan hasta con sandalias.

Por las callecitas del centro se ve a uno que otro financiero en saco y corbata, desafiando sol y aire caliente, encima de la bici con la cual se transportan, sin ni siquiera derramar una gota de sudor.

Los muchachos toman los parques por asalto, improvisando una playa virtual en donde se refrescan debajo de un árbol o toman el sol en traje de baño.

Cuando finalmente el sol comienza a retirarse, hay mas movimiento de personas, unos irán a cena, otros a hacer el típico aperitivo a la milanesa. El turista continuara disfrutando como puede en algún lugar turístico impersonal y el residente soñando con escapar a unas vacaciones en algún lugar de montaña o mar.

Mientras todo sigue su curso,  como espectadora y parte de esta  jungla urbana, decido elaborar un elenco de como enfrentar lo mejor posible este periodo en ciudad:

              Vestidos en algodón o lino

1-shirtdresses-w724

gala-Fhbz-styleguide-0604-7

Carteras en rafia, tela o paja

449500a7-d2e0-44b3-aa79-590b04a0dfd3393d872b-dae0-4cae-ae3a-1e680e84b0ff 15774003-2238-442b-a108-9b0efec3003c-1

Blanco absolutamente si

070115-70s-petite-style-lead 11355809_864623496951303_1706832874_n

cfab556cc36489a4e5bffa32a0899360

basicos_reinventados_la_camisa_blanca_190271273_800x

Pantalones sueltos que no afecten la circulación

elle-turkey-march     

Duo perfecto: Protector solar y Agua

      Unknown-2 492-552-large

Alpargatas

Ball pagues imprescindibles_en_tu_armario_863927_1200x

alpargatas-4-600x600

Lentes de sol

Unknown

Scarf-Hair5     images

Pauline Suzor Photography

Pauline Suzor Photography

De vuelta a los 70! Otra vez…

El nuevo siglo vino cargado de una explosión tecnológica sin precedentes, en donde  diariamente somos bombardeados de nuevos avances, internet, las llamadas apps o aplicaciones, redes sociales, teléfonos que te facilitan la vida y una serie de aparatos  de los que quince años atrás hubiéramos dicho que se trataban de objetos salidos de un libro o película de ciencia ficción.

Todos estos avances tecnológicos, a mi modo de ver, nos han facilitado la vida a tal punto de utilizar  cada vez menos la computadora natural y más antigua que todos poseemos, o sea, nuestro perfecto y complejo cerebro,  por ende dedicando menos tiempo a pensar.

Si  me pidieran definir el nuevo milenio con una sola palabra, sería nostalgia. Nostalgia por los tiempos en donde contaban más los ideales que lo material, donde el pensamiento generalizado era alcanzar dichos ideales por el bien de la colectividad y no de sí mismo.

Tiempos en donde los movimientos artísticos gravitaban en las principales ciudades del mundo, en la música importaba más la sustancia que las ventas y en donde cada autor e intérprete ponía en alma,  dejándonos un legado de pequeñas obras maestras sin fecha de caducidad.

Nostalgia de la moda que hizo historia  marcando cada época con un sello indeleble y al que los diseñadores actuales acuden una y otra vez, haciéndonos propuestas interesantes, pero marcadas generalmente por piezas creadas en el siglo pasado.

Los 70 fue una época que se caracterizo por la transgresión, deseos de libertad y expresión del propio pensamiento. Todo ello fue transportado a la moda de dicho periodo, dejando un legado de creaciones, cada una de las cuales transmite de una u otra forma el espíritu de la época y a la que los diseñadores actuales evidentemente no pueden renunciar; proponiéndolas con su interpretación personal una y otra vez, por lo que los amantes del vestuario de esa década, tendrán la oportunidad de obtener piezas con aire retro con un toque de modernidad.

Para aquellos que prefieren los diseños sin ninguna contaminación moderna y no tienen ningún problema en comprar ropa usada, pueden siempre dirigirse a los tantos negocios de piezas Vintage distribuidos en  casi todas las principales ciudades del mundo, porque al parecer,  la creciente nostalgia por algo que dejamos en el pasado y no logramos encontrar hoy día, es casi generalizada.

disco-ball05f20903f57360a4e7afcaa56814c248 00140h_20140930184902 00060h_20140918211657 00170h_20140917174315 00180h_20140913214129 00190h_20140913214059 00200h_20140918211712 00230h_2014092900413300270h_2014092900413700080h_20140913214101 d80a6f9da8ff59d6babcd168056a95e4

00340h_20140917174334 00350h_20140930150442 00220h_20140917174214 00350h_20141001143154 00370h_20140930185107 00400h_20141001143127 00420h_20140909115220 00420h_20140930184834 00530h_20140909115249 00610h_20140930184904 00640h_20140930184923 00780h_20140930185104

2528d0c3f5479a5ca0342699b858322b

Fuente de imágenes http://www.vogue.it

El regreso de los 70!

El regreso de los 70!

Miu Miu RF12 5863.jpgO-I 12- 13Miu Miu RF12 5972.jpgO-I 12- 13

La moda va y viene, parece un cliché, pero es así; si estas cansada de una pieza en tu armario porque la crees “old fashion” pasada de moda , piénsalo muy bien antes de botarla, porque todo vuelve, con una que otra modificación, pero vuelve, prueba a hacerle pequeñas transformaciones a tus viejos vestidos y  desempolva tus viejas plataformas (o aquellas que tu madre aún conserva)  y veras que actuales se verán.