Navigli: Los Canales de Milán.-

     Cuando trasladarme en este país estaba muy lejos de mis planes, estuve de visita en Italia, una de mis metas en ese ocasión fue Venecia, ciudad que me dejó impresionada por la belleza, peculiaridad y unicidad, que le otorgan sus canales, sus majestuosos y antiguos edificios que parecen como suspendidos en el agua. En esa ocasión no tuve la oportunidad de conocer Milán, ciudad en la que años mas tarde vine a vivir y en la que para mi placentera sorpresa descubrí que, aunque en menor escala de aquellos venecianos, también tenia canales.

     Los Navigli (I Navigli) son canales artificiales, cuya construcción contó con varias etapas; empezaron a ser construidos en las afueras de la ciudad el 1179, conectándose finalmente con Milán en el 1209. Los Navigli, fueron diseñados para facilitar el transporte de mercancía proveniente de otras ciudades, así como el transporte de mármol y otros materiales utilizados para la construcción de la majestuosa catedral (Duomo) de Milán.

      Leonardo Da Vinci, dejo varios rastros de su paso por Milán, uno de estos fue que siglos mas tarde de la construcción de los canales, en el año 1482, fue contratado para el diseño y construcción de un sistema de presas dentro de Los Navigli, resultando ser una obra mas que innovadora para los estándares de la época.

     La historia de Milán es rica, ya que a través de los siglos tuvo varios periodos históricos y varios reinantes provenientes de diferentes partes de Europa. En el periodo en el cual la ciudad estaba bajo el dominio de la corona Española (el periodo español), el gobernador Pedro Enríquez de Acevedo, hizo construir en el 1603 una  dársena dentro de Los Navigli.

La dársena dejo de funcionar en los años 60, cubriéndose poco a poco de vegetación y lodo. En época reciente cuando en dicha área había sido autorizada la construcción de un gran parqueo porque se creía que carecían de valor histórico-arqueológico, durante las excavaciones resurgieron los antiguos muros de la dársena del periodo  español, imponiendo fuertemente su presencia y evitando un daño sin reparos. A partir de este acontecimiento, las autoridades municipales no les quedó mas remedio que ordenar la reconstrucción de la vieja dársena,  la cual fue inaugurada  recientemente con motivo de la apertura de la exposición universal de Milán.

      Los Navigli, fueron testigos de gran parte de la historia de Milán, de varios reinos y gobernantes que pasaron por la ciudad a través de los siglos, y que de una u otra manera intervinieron para mejorar y ampliar dichos canales vista la importancia en el ámbito de comunicación y económico que representaba. Estos canales, jugaron un papel importante en la facilitación del comercio y fueron testigo de varias competencias de canotaje, natación.

     Hoy en día Los Navigli ya no vienen utilizados para el transporte de mercancía, y de ese novedoso y complejo sistema de navegación quedan dos de los principales canales, el Naviglio grande y el Naviglio Pavese, que aun son navegables, pero que solo se utilizan de modo recreativo. Alrededor de ellos tiene lugar una de las mas famosas y frecuentadas vida nocturna de la ciudad, ya que a lo largo de los mismos convergen un gran numero de bares y restaurantes, otorgándole una atmosfera relajante y divertida a la zona, que junto a la reciente inauguración de la vieja dársena,  nos hace volar y querer imaginarnos que nos encontramos de vacaciones en alguna ciudad de mar.

20150510_180213_resized_1

darsena-1935

20150510_175830_resized Navigli_di_Milano_Darsena_188000120150510_175818_resized_120150510_180259_resized_1 800px-Navigli_di_Milano_Naviglio_Grande0320150510_174540_resized_1

800px-Navigli_di_Milano_Naviglio_Grande04

nuoto triathlon friesian team twitter-2

20150531_181523_resized 20150531_181550_resized 20150531_182112_resized 20150510_174915_resized navigli-10

Milán: Palazzo Clerici.

A pocos pasos del mítico Teatro della Scala, en la estrecha y escondida ‘’Via Clerici’’      ( Calle Clerici) se encuentra el homónimo Palazzo Clerici ( Palacio Clerici).

 Desde hace tiempo que escuchaba hablar de este lugar  y quería hacer una visita,  ya que forma y cuenta parte de la historia de Milán y en cierta medida de la idiosincrasia del milanés.

Los Clerici, eran una familia de comerciantes de seda y sucesivamente se convirtieron en banqueros. Estos eran originarios de la ciudad de Como,  la cual pertenece a  la provincia de Milán . Esta familia, en un breve periodo de tiempo, acumuló un inmenso patrimonio. En el 1613 Los Clerici se transfirieron a Milán, donde aumentaron sus negocios y fortuna, lo que les permitió acceder a influyentes cargos públicos, para luego acceder  a un titulo dentro la nobleza milanesa.

 A mediados del siglo XVII la familia adquirió la propiedad, en la cual invirtieron grandes sumas para la restauración, decoración interior, en pinturas y frescos de los más importantes y famosos pintores de la época, convirtiéndose en una de las mansiones mas lujosas y fastuosas del siglo XVIII.

Hay muchas curiosidades sobre este Palacio, de las cuales me gustaría destacar las siguientes:

– Dentro del palacio se encuentra una sala de frescos, pintada en el 1770 por el  famoso pintor veneciano Giambattista (Giovanni Battista) Tiepolo.

-Los últimos sucesores de la familia se endeudaron en la adquisición de obras de arte y frescos, dejándolos prácticamente en la bancarrota, obligándolos a alquilar el palacio, a Ferdinando de Austria y a su esposa Beatrice d’Este.

-En 1778, después de la mudanza de los nobles Austriacos, el palacio fue dividido y alquilado por secciones.

-En 1813 el palacio fue vendido al gobierno napoleónico del Reino de Italia, convirtiéndose en la sede de la Corte de Apelación en el 1862. Sucesivamente en 1942, pasó a ser propiedad del Ispi ( instituto para el estudio de las políticas internacionales), quienes conservan la propiedad hasta el día de hoy.

Es posible reservar por teléfono o correo electrónico una visita guiada gratuita dentro de las principales salas del palacio abiertas al publico, dentro de las cuales se encuentra aquella cubierta de los frescos del pintor Giambatista Tiepolo.

Info y reservaciones: 02 86 93 053 – ispi.eventi@ispionline.it

20150320_141648 20150320_142551 20150320_14171620150320_141823    20150320_142105 20150320_142406

     20150320_142418 20150320_142432

    20150320_142537 20150320_142551 20150320_142642

20150320_142905 20150320_142940  20150320_143140 Milano_-_Palazzo_Clerici_-_Facciata 20150320_143513