Carnaval de la Republica Dominicana

Por: Noemi Marrero D.

Bailes por las calles al compás de contagiosos ritmos tropicales, coloridas carrozas repletas de color y fantasía, personajes mitológicos, protagonistas absolutos de esta alegre manifestación; es el carnaval dominicano, un espejo de la cultura caribeña y del ser caribeño.

 Aunque otros países de América, ostentan los primeros lugares en cuanto a carnavales mas famosos y concurridos, las primeras manifestaciones de carnaval en América, se realizaron en el 1520, en lo que hoy se conoce como La vega vieja, Republica Dominicana.

En el carnaval de la Republica Dominicana, se refleja la alegría, diversidad de colores, razas y culturas; así como la creatividad y espontaneidad que caracteriza el caribeño.

El carnaval viene utilizado desde sus inicios para expresar insatisfacciones y descontentos con la religión y la política, por lo que muchos personajes fueron creados para tales fines, permaneciendo a través de los años en la mente popular, hasta el punto de quedar inmortalizados. Básicamente, el que no se siente representado políticamente, aprovecha este escenario y la gran concentración de personas, para expresarse y llamar la atención y hacer sentir sus quejas, de una forma creativa.

 Aunque hay personajes tradicionales, que perduran a través del tiempo, cada provincia cuenta con sus trajes característicos y su propia organización carnavalesca, siendo los principales, los celebrados en las ciudades de Santiago de los Caballeros, La Vega, y Santo Domingo (esta ultima reagrupa todos los personajes tradicionales de cada región).

 Los trajes mas comunes, aunque con variantes dependiendo la región, son los que simbolizan el diablo. En la ciudad de Santiago de los Caballeros, este viene representado por los ‘’ Lechones’’ que es una especie de cabeza de cerdo colorida, con hocico alargado, completando el disfraz un traje igualmente colorido, lleno de cascabeles y lazos, y portando en las manos una vejiga de cuero y un fuete de cuerda, el todo viene utilizado para tener control de las masas y mantener un cierto flujo de los personajes que desfilan. El diablo también se manifiesta en ‘’ Los diablos cojuelos’’ de la ciudad de La Vega, que consiste en una gran mascara llena de colores fluorescentes, con dientes largos, grandes ojos y orejas, completando el disfraz un traje igualmente colorido y unas vejigas de tela brillante. Ya sea en Santiago como en la Vega, cada barrio cuenta a su vez con trajes característicos que los representan, así como industrias creativas de carnaval, que trabajan todo el año en la elaboración de los mismos.

 Entre los personajes carnavalescos mitológicos encontramos la Roba la Gallina, este disfraz viene personificado por lo general, por un hombre, que se viste de mujer gorda, con una gran falda que sirve para esconder las gallinas que roba en los patios de los vecinos. Su traje consiste en un vestido, sombrilla y turbante coloridos. Otro personaje que ha permanecido a través de los años, es “Califé”, el mismo grita poesías con alto contenido de protesta, en contra la situación económica y el gobierno. Otro personaje de protesta es el llamado ‘’ Se me muerte Rebeca’’ aquí viene representada una mujer pobre, que no puede pagar por las medicinas ni la hospitalización de su hija llamada Rebeca.

El dominicano a través de su carnaval, nos hace bailar, cuenta su historia, habla de sus penas y alegrías, presenta la complejidad de sus raíces, pero sobre todo cuenta que sin importar la adversidad o los problemas por los que este atravesando, siempre tiene una sonrisa para dar y un motivo para la celebrar, celebrar la vida.

12573796_1156059314406549_6803565850525379472_n.jpg

 

12439339_1155022071176940_5226182212328391380_n.jpg

Carnaval-Dominicano-05.jpg

calife_solo1.jpg

 


 

Unknown-2

Artesania sostenible y artistica en el Caribe

Bohemadilogo-1

 

 

 

 

 

 

Muere el gran diseñador Dominicano Oscar de la Renta: Lo recordaremos por su gran sensibilidad artística expresada a través de sus creaciones.   

   El alma de un artista siempre encuentra la desembocadura en donde depositar ese torrente de emociones que lo acompaña; Oscar De La Renta, que comenzó estudiando pintura en España, encontró la suya en el mundo de la moda.

   De la Renta se apaga a los 82, dejando un legado de creaciones impregnadas de sensibilidad, femineidad y elegancia, que acompañaron por poco más de medio siglo el mundo de la moda, convirtiéndolo en un icono mundial, al punto de ser considerado uno de los grandes genios de la moda del siglo XX.

   Primeras Damas y actrices de renombre internacional vistieron los diseños de la Renta, quien nació en República Dominicana en 1932. Vivió en España, Francia y Nueva York. De la Renta junto a otros notables como Bill Blass, Halston y Geoffrey Beene, definieron el estilo estadounidense de la alta costura en los años 60s y 70s que todavía es influyente.

 Oscar+de+la+Renta+Spring+2012+VPpvPiGY_Qil

Oscar+de+la+Renta+Spring+2013+dtvkQGaIs_Zl

Her

Imagen

Puntuación:***** 5/5

“Enamorarse es como una especie de locura socialmente aceptable.” (Amy, Her).

Una especie de locura de la que la mayoría de seres humanos hemos padecido alguna vez, o varias veces en la vida, y que el director Spike Jonze,  toma como tema central, y nos lo cuenta a través de una historia de ciencia ficción en una hipotética (no tanto) generación futuristica, en donde la tecnológica forma parte integral de la vida de los seres humanos.

En Los Ángeles, de un futuro que el director Jonze, quiere hacernos parecer  lejano, vive Theodore Twombly (Joaquin Phoenix),  grandemente afectado de tristeza post- separación, ya  que se encuentra en proceso de divorcio, el cual rechaza, rehusándose a firmar los papeles que lo separaran definitivamente de la que ademas de esposa fue su gran amiga desde los tiempos de las escuela.

La melancolía de Theodore crece cada día, gracias a la soledad  relativa (ya que este cuenta con amigos cercanos entre ellos Amy ( interpretado por Amy Adams), que lo arropa y  al trabajo que desempeña ( que consiste en escribir letras de amor  a nombre de otros), lo que hace que su historia pasada forme parte de su presente, alimentando un circulo vicioso de tristeza que no quiere ser sanada.

Un día, mientras va camino a casa se encuentra con una publicidad en donde viene presentado un programa nuevo, que promete ser revolucionario, con inteligencia artificial (OS), con la peculiaridad de desarrollar capacidades casi humanas conforme a su interacción con el hombre,  lo que llama la atención de Theodore por lo decide comprarse uno.

En el proceso de instalación de dicho programa, al protagonista le vienen elaboradas una serie de preguntas, como resultado de sus respuestas el sistema “toma formas femeninas” y se autodenomina Samantha (Scarlett Johansson), lo que da  inicio a una extraña? relación hombre-maquina.

El director (que también es el guionista del film), nos muestra de una manera ( que podría parecer exagerada pero no lo es), su visión del hombre del futuro (que se asemeja grandemente al  hombre actual) en donde este, afectado de la gran enfermedad del siglo XXI (la soledad) y contando aún con la necesidad del hombre primario de socializar, “evoluciona”  y se va alejando de sus semejantes, desarrollando al mismo tiempo una relación mas estrecha con la tecnología, creada para “aprender” y  evolucionar a medida que interactua con el; tan sofisticada, que es capaz de saltar el proceso evolutivo que tomo al hombre millones de años.

Jonze nos cuenta a modo suyo el amor, y toma la relación maquina-hombre, para hablarnos  a través de imagines y sonidos, de lo abstracto e intangible del mismo, del condicionamiento y la predisposición que nos empuja hacia dicho sentimiento, de la irracionalidad que lo envuelve, del efecto espejo que produce cuando influimos positiva o negativamente en aquello que amamos; de la elasticidad, de como es capaz de transformarse haciendo una  genial contraposición entre elementos que parecen tan distantes como  el sentimiento y la física; de como nos empuja con una fuerza tan potente como la energía misma que creo el universo y nos hace al mismo tiempo creadores de lo bello.

Con esta película el director-guionista logra una obra maestra,  en donde juega en una perfecta simbiosis con diálogos, imágenes y sonido, ayudado de un gran elenco,  que logran en su mayoría (Phoenix a la cabeza) una interpretación mas que sobresaliente (apareciendo físicamente o no), una banda sonora sublime, tocante, el todo hace fluir las escenas,  atrapando al espectador,  dejando casi imperceptible la frialdad e impersonalidad de la relación hombre-tecnología,  transportarnos y transmitiéndonos emociones e inconscientemente ser participes de la locura colectiva, que parece reinar en el film y justificar al protagonista por amar, no importando quien o que cosa.